Mundo Macri: vacuna en Miami, rosca en la OEA, silencio en el Zoom y ventas del libro en baja

Mauricio Macri, en el foro “Defensa de la democracia en las Américas” en Miami.

Se vacunó en una farmacia de La Florida. Sus asesores afirman que no lo tenía planificado. Cuentan que Mauricio Macri fue a comprar un medicamento y se topó con la posibilidad de aplicarse la monodosis de Johnson & Johnson, pocas horas antes de volver a la Argentina. El expresidente había ido a Miami a participar de un foro en “Defensa de la Democracia en las Américas”, junto a otros referentes de la derecha regional. Si bien ya podía gestionar su vacunación en la Ciudad de Buenos Aires, por ser mayor de 60 años, y pese a que había prometido aplicarse la dosis contra el Covid-19 después de que “el último de los argentinos de riesgo y de los trabajadores esenciales la haya recibido”, Macri aprovechó su viaje exprés a Estados Unidos. 

“La Argentina podría haber tenido a su disposición millones de vacunas que no supo negociar”, se quejó el domingo a la noche desde su cuenta de Facebook.

Ya regresado a la cotidianeidad de su casona de Acassuso y a sus oficinas en Olivos, el jefe del PRO participó de la (breve) reunión por zoom de la mesa nacional de Juntos por el Cambio. Con su silencio avaló la postura unánime de la coalición opositora: rechazar el intento oficialista para regular las restricciones sanitarias por el coronavirus, a partir de parámetros consensuados por ley. 

“No vamos a votar superpoderes para el Presidente”, resumió el diputado radical Mario Negri en Twitter. Lo hizo una vez finalizado el tele-encuentro que duró apenas 40 minutos. 

Si bien el proyecto apenas llegó al Congreso (entró por la cámara de Senadores, donde el oficialismo tiene mayoría propia), Juntos por el Cambio ya lo rechazó. El plan oficial es regular las restricciones sanitarias por el coronavirus, en función de parámetros objetivos sobre cantidad de muertes y ocupación de camas, entre otros indicadores. La conducción de Juntos por el Cambio se plantó en contra de lo que denominaron “superpoderes” para Alberto Fernández. La negativa cuenta con un matiz indirecto: la coalición opositora estima que el gobierno cuenta con los votos para aprobar la ley en Diputados, gracias al probable acompañamiento de los bloques no alineados. 

Macri se conectó a la juntada virtual, pero se mantuvo en mute. Horacio Rodríguez Larreta detalló cómo marcha el proceso de vacunación en la Capital. También estuvieron Patricia Bullrich, Cristian Ritondo y Humberto Schiavoni, por el PRO; Negri, Alfredo Cornejo, Luis Naidenoff y Martín Lousteau, por la UCR, y Maximiliano Ferraro y Juan Manuel López, por la Coalición Cívica. Ausentes, María Eugenia Vidal, Miguel Angel Pichetto ni Maricel Etchecoin.

Sobre la decisión de Macri de vacunarse en Miami, la tropa de Juntos por el Cambio eligió el silencio piadoso. “No comments”, ironizó uno de los dirigentes tras el encuentro virtual. Por fuera de la mesa nacional de JxC, el senador radical Julio Cobos se animó a cuestionarlo en voz alta: "No lo tendría que haber hecho", le dijo a CNN en español. El exvicepresidente opinó: "Él había dicho que se iba a vacunar acá cuando le corresponda".

Otro radical, el diputado José Cano intentó matizar en radio La Red: "A veces uno es preso de sus palabras. Pero no le robó la vacuna a nadie". 

Durante su paso por Miami, Macri radicalizó su discurso opositor. Dio una suerte de show antipopulista en el acto del Instituto Interamericano para la Democracia. Ahí comparó nuevamente al populismo con un virus. 

Macri está preocupado por el desarrollo de una de las causas vinculadas al Correo, empresa que está al borde de la quiebra. “Desde que volvieron al poder se han dedicado a perseguir a periodistas, a jueces, a mí y a mi familia, sin ningún tipo de límite”, sostuvo en Miami. El expresidente está especialmente en alerta por la situación de sus hijos, a los que designó como accionistas de SOCMA en 2009. El Grupo Macri había comprado el Correo estatal en 1997.

El jefe del PRO busca que la justicia desestime el pedido de quiebra que hizo la Procuración del Tesoro de la Nación, a cargo de Carlos Zannini. Presume que existe "un plan de venganza" sobre él y su familia.

Por eso, el ingeniero de la Universidad Católica apuntala una maniobra de dos ex funcionarios amarillos: el exministro de Justicia Germán Garavano y la exembajadora Paula Bertol, quienes presentaron un informe ante la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar “el deterioro institucional” y alertar sobre el “avasallamiento del Poder Judicial” en el país. Garavano y Bertol esperan que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, amigo de Macri a su vez, le dé legitimidad y difunda la acusación. 

Primer Tiempo, por debajo de las expectativas

“¿Querés ganarte un ejemplar de "Primer tiempo" firmado? Para agradecerles el apoyo a mi libro voy a sortear 20 ejemplares de "Primer Tiempo" firmados, diez en Instagram y otros diez en Facebook. Para participar comentá en esta publicación #QuieroPrimerTiempo”, escribió Macri el 25 de abril pasado. Lo publicó en IG, junto a un video explicando la metodología.

Según les explicó a sus seguidores, “muchos me pidieron que sorteara 20 libros, y aquí estoy”. La propuesta coincide con una baja sensible en la venta de Primer Tiempo. El libro del expresidente se publicó el 18 de marzo pasado. Según fuentes de la cadena Cúspide, del Grupo Clarín, en los días restantes de marzo vendió seis mil ejemplares. Un número alto y optimista. Pero en abril, la librería sólo registró 1.200 libros requeridos. El video de Macri parece confirmar esa tendencia a la baja.

Así, resulta casi imposible que la obra del expresidente (editado por Planeta) supere el récord de Sinceramente, el libro que publicó Cristina Kirchner en 2019. De acuerdo a los datos de Penguin Random House, el de la vice rozó los 400.000 ejemplares vendidos. El libro se transformó en un bestseller, al agotar en una semana los 60 mil ejemplares de su primera edición. Respecto a Primer Tiempo, Planeta informó que de las memorias mauricistas llevan 85 mil libros impresos, con un 80% adquiridos. En limpio, Primer Tiempo vendió 67 mil ejemplares en casi dos meses.

AF

Etiquetas