Negri y Manes hacen campaña en Provincia para no repetir el susto de Córdoba

Facundo Manes, en diciembre pasado, en Saladillo junto a intendentes y dirigentes bonaerenses de la UCR

La interna de la UCR en Córdoba resultó mucho más ajustada de lo que se suponía. La boleta del candidato apoyado por la estructura del radicalismo, la mayoría de los intendentes, el diputado Mario Negri y el gobernador Gerardo Morales a la cabeza ganó por apenas tres puntos. La votación de los afiliados dejó una relación ultratirante entre el senador Martín Lousteau y Mario Negri, promotores de los sectores en pugna. El próximo, domingo se repetirá la competencia en la elección más importante para la vida partidaria del radicalismo: la de la Provincia de Buenos Aires. 

Nuevamente, el aparato de la UCR se verá desafiado por Lousteau, en alianza con el intendente de San Isidro Gustavo Posse. Para no repetir el desenlace ajustadísimo de la elección cordobesa, el bando de Negri apelará al apoyo de una figura popular. Se trata de Facundo Manes. El neurólogo, autor bestseller y difusor de la llamada neurociencia recorrerá Vicente López junto a Negri y al candidato a presidir el radicalismo provincial, el diputado bonaerense Maximiliano Abad.

Manes ya había dado su respaldo a la lista de Abad. Pero no le había puesto demasiado al cuerpo a la campaña. Tras el susto cordobés, el científico mediático aumentó su compromiso con la interna. El lunes pasado, protagonizó un acto en La Plata. “Estoy acá para apoyar a una de las personas que más quiero, al compañero de mi vida, a mi mejor amigo, mi hermano Gastón", afirmó Manes, en un escenario frente a la Catedral platense. El neurólogo se refería al abogado Gastón Manes, candidato a primer convencional nacional en la lista de Abad. Este miércoles, los hermanos Manes repetirán presencia en Vicente López.

A Abad lo respaldan desde Ernesto Sanz, hasta Negri, el senador Luis Naidenoff, el gobernador Gerardo Morales, más Elisa Carrió y el exvicegobernador Daniel Salvador. También, 30 de los 32 intendentes de la Provincia. 

Daniel Salvador empuja a su partido hacia una postura un poco más "PRO-friendly" que la pretendida por Lousteau. El frontman de la fórmula es Abad, presidente del bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio.

En la vereda de enfrente, Lousteau respalda al espacio del intendente de San Isidro Gustavo Posse. Ambos, más el veterano Federico Storani, quieren marcar mayor distancia del macrismo. “En estos últimos cinco años la actitud de quienes conducen el radicalismo provincial ha dejado en un segundo plano la fuerza y la potencialidad que tiene el partido en cada rincón de la provincia”, sostuvo Posse.

Aunque, en realidad, de fondo existe una disputa de poder. Está en juego qué sector tallará más sobre el rumbo de la UCR. Sobre el resultado posible, hay pronóstico de ventaja para Abad. “Veremos. Posse es un viejo lobo de las elecciones. Los votos nuestros están en el conurbano; los de ellos, en el interior. Participarán unas 70 mil personas. Si Posse hace una muy buena elección en San Isidro, quizás compensamos”, se ilusiona un armador de Lousteau.

De las internas en Córdoba, Provincia de Buenos Aires y Capital (estas dos últimas se realizarán el domingo próximo) saldrá el 70% de los convencionales nacionales. Así, el sector que se imponga tendrá capacidad para fijar la agenda programática y el marco de alianzas de la UCR. En marzo de 2015, por ejemplo, la mayoría de los representantes partidarios decidió sellar un pacto con la Coalición Cívica-ARI y el PRO de Mauricio Macri. Así se resolvió en una Convención Nacional partidaria desarrollada en Gualeguaychú.

A tres años y medio de haberse afiliado al partido, Lousteau busca tener injerencia en el rumbo del radicalismo. El economista pretende agregarle estructura a su buena estrella y a su alto nivel de conocimiento. Lousteau quiere sumar músculo político para lograr distintos objetivos. Uno es jubilar lo antes posible al expresidente Macri. El economista desea empujar a la alianza opositora en bloque hacia una postura más progresista, en contraste pleno con la avanzada de Patricia Bullrich en sentido inverso. Lousteau busca sumar dirigentes con un perfil de centroizquierda a la coalición opositora, como el intendente de Rosario Pablo Javkin y Margarita Stolbizer.

El promotor principal de la aventura de Lousteau es Enrique “Coti” Nosiglia. Además cuenta con cierto guiño sutil del actual presidente de la UCR nacional, el mendocino Alfredo Cornejo. Lejos de la concepción más mediático de la política, Nosiglia postula un radicalismo con vocación de poder, encolumnado en la figura de Lousteau.

En Córdoba, el triunfo del oficialismo resultó mucho más ajustado de lo pronosticado. Tras dos días de recuentos y acusaciones cruzadas, el intendente de General Cabrera, Marcos Carasso, asumirá como nuevo titular de la Unión Cívica Radical de Córdoba. El candidato de Lousteau, el concejal Rodrigo de Loredo, finalmente reconoció la derrota. En el proceso, Lousteau y Negri se cruzaron por twitter y por los medios. 

En la Capital, en cambio, las dos listas centrales en pugna están encolumnadas detrás de Lousteau. Algo intrincado y difícil de comprender desde afuera de la galaxia radical porteña, el próximo domingo la UCR elegirá 9 delegados por comuna: 130, por las 15 comunas de la Ciudad. De ahí saldrá el próximo presidente de la Capital.

Los anotados para competir son los representantes del oficialismo, conducido por Guillermo de Maya, con el esponsoreo de Nosiglia, Rafael Pascual, Emiliano Yacobitti y la Franja Morada. En el otro rincón, figura la agrupación "Radicales por Argentina", del expresidente de Boca Daniel Angelici. Con el aval de Jesús Rodríguez y Ricardo Gil Lavedra, se presentará una tercera lista que no respalda a Lousteau.

AF

Etiquetas
stats