EL ATENTADO A CFK

La jueza y el fiscal sospechan que Sabag Montiel no actuó solo y se analizan las cámaras de seguridad de la Ciudad

Sabag Montiel en el subte, yendo a vender copos de azúcar.

Los investigadores a cargo de la causa por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner no descartan ninguna hipótesis, pero hasta el momento, en base a lo recolectado en las primeras 66 horas de investigación, creen que la línea más firme es que Fernando Andrés Sabag Montiel no habría actuado solo, sostienen en los tribunales federal es de Comodoro Py.

Aun así, descartan teorías conspirativas o un supuesto auto-atentado, en referencia a las versiones que circulan por medios de comunicación y redes sociales. Sus posible cómplices podrían pertenecer a un grupo marginal o a contados colaboradores.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti decretó este domingo el secreto de sumario. La magistrada analizó personalmente las grabaciones de las cámaras de seguridad de las inmediaciones del domicilio de Fernández de Kirchner y otras ubicaciones de la Ciudad de Buenos Aires registradas el jueves por la noche, antes, durante y después del ataque, precisó a elDiarioAR una fuente directa del expediente. Especialmente, antes. Fue luego de analizar el contenido de las imágenes, que se suman a los videos aportados por testigos que grabaron la manifestación y el ataque, que Capuchetti decidió decretar el secreto en la investigación, confirmó una fuente del caso.

La jueza buscó en las imágenes cómo, cuándo y por dónde se movió Sabag Montiel para llegar al lugar de la manifestación, donde lograría violar la seguridad de la exmandataria, apuntarle a centímetros de la cara y gatillar. La clave en esta etapa de la causa es determinar con quién o quiénes se movilizó el atacante esa noche.

Teléfono y testigo

Fue un fin de semana tenso en el Juzgado Federal número 5. El sábado, Página12 publicó que cuando los peritos intentaron abrir el teléfono celular del agresor, apareció la leyenda “teléfono reseteado de fábrica”, lo que implicaría que se borró toda la información del dispositivo. El error ocurrió tras un fallido intento de la Policía Federal para desencriptar el dispositivo y su traslado a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), según informó ese medio.

Capuchetti citó este domingo a los peritos de ambas fuerzas de seguridad que intervienen en la causa a declarar como testigos. Si bien se logró extraer el contenido de la tarjeta SIM y del chip del dispositivo -y este se encuentra bajo análisis-, restaba acceder y extraer el contenido del aparato.

Una hipótesis era que los peritos de la Federal, sin la contraseña, intentaron acceder con varios intentos fallidos que derivaron en el reseteo del teléfono, pero una perita de la PSA lo descartó ante la jueza, aunque sí puede haber sido por impericia de los peritos o por un borrado remoto por parte del usuario o de otra persona con acceso al teléfono a través de una cuenta de Google, según la declaración a la que accedió elDiarioAR.

Además, la magistrada citó este domingo a declarar a Mario Pablo Borgarelli, un hombre que en una entrevista al canal de televisión Telefé se presentó como amigo de Sabag Montiel, y dijo: “Su intención era matarla, lamentablemente no ensayó antes”. Ante la Justicia, el testigo afirmó que es “conocido” del atacante y que lo creía capaz de cometer el hecho por el cual está detenido, confirmó una fuente judicial a elDiarioAR. También aportó voluntariamente su teléfono celular, el cual quedó guardado en sobre labrado ante dos testigos y la presencia del fiscal federal Carlos Rívolo y el defensor oficial del acusado, Juan Martín Hermida.

ED

stats