Lorenzetti negó una crisis en la Corte Suprema y opinó que "no debe perder tiempo en disputas de poder"

Ricardo Lorenzetti, cuando partició en la celebración de los 200 años de la UBA

elDiarioAR

0

El ministro de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti reiteró hoy que él "nunca" se hubiese votado a sí mismo para presidente del tribunal como lo hizo su nuevo titular, Horacio Rosatti, al considerar que "eso no estuvo bien", pero aclaró que el máximo tribunal "no está en una crisis" y no debe "perder tiempo en disputas de poder".

La Corte Suprema eligió a Horacio Rosatti como presidente por los próximos tres años

La Corte Suprema eligió a Horacio Rosatti como presidente por los próximos tres años

"Yo no me voto a mi mismo, no me parece bien. Además la Corte opina en cuestiones electorales; también está muy manoseada la política y la legislación electoral. Trato de mantener una linea de principios y de coherencia", dijo Lorenzetti en declaraciones al canal A24.

E insistió: "Yo nunca me hubiera votado a mi mismo, creo que eso no estuvo bien. Yo no lo comparto, creo en la posición que fijó (el exministro de la Corte Enrique) Petracchi".

Lorenzetti consideró "correcta" la decisión que había tomado el fallecido Petracchi -que fijó un precedente- cuando se opuso a la decisión del expresidente de la máxima instancia del Poder Judicial Julio Nazareno de votarse a sí mismo en el año 2000.

"No creo que sea bueno el mensaje 'ahora que somos amigos me parece bien'", agregó.

Lorenzetti comentó que había dicho a los demás ministros de la Corte que "no podía estar" el día previsto para la elección del presidente porque debía asistir a Unidroit" (Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado) y que propuso otra fecha "pero insistieron" con la propuesta original.

Pese a las diferencias expuestas, Lorenzetti intentó bajar el tono: "Yo no impugné ni pedí la nulidad" de la nueva designación al frente de la Corte, y enfatizó: "La Corte no está en una crisis. Nosotros vamos a seguir resolviendo". También dijo que quería "transmitir tranquilidad a los jueces y juezas" porque "un cambio de presidente no va a ser un cambio de perfil de la Corte".

Añadió que "fue un problema interno" del tribunal "que ya está solucionado", y aseveró: "No podemos perder tiempo en disputas de poder cuando tenemos tanta responsabilidad".

También expresó que decidió enviar "una carta" a sus colegas "porque hay cosas que había que explicar a la sociedad" que había recibido diferentes informaciones sobre lo sucedido. "Creo que hay que hacer una autocrítica, hubo mucho de rumores que nació dentro de la misma Corte, mucho tiene que ver con personas que llevan y traen. Se generó un debate con algo que tenemos que explicar", sostuvo.

Recibí nuestros newsletters
Seleccioná todos los que te interesan.

Atención flotante por Alexandra Kohan
Cuchá Cuchá por Julieta Roffo
El mundo es azul como una naranja por Alfredo Grieco y Bavio
Gracias por venir por Victoria De Masi
Infusión por Javier Borelli
Justicias por Catalina De Elia
Las columnas de Abel Gilbert
Las columnas de Alejandro Galliano
Las columnas de Carolina Castro
Las columnas de Fabián Casas
Las columnas de Florencia Angilletta
Las columnas de Franco Torchia
Las columnas de Juan José Becerra
Las columnas de Luciano Lutereau
Las columnas de Romina Paula
Las columnas de Tomás Abraham
Mil lianas por Agustina Larrea
La ecuación del disfrute por Maleva
Suena el vino por Aldo Graziani
Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.

Sobre su relación con Rosatti dijo que "todos nosotros tenemos ideas diferentes y es bueno que las tengamos" y consideró que en otros momentos la Corte requirió un presidente con "alto perfil", pero que "ya no tiene ese personalismo" y que funcionan "como una mesa redonda".

También afirmó que no cree en el lawfare (guerra jurídica) y dijo que "el Poder Judicial requiere una modificación profunda".

DA

Etiquetas
stats