Monzó y Stolbizer, con bloque propio para marcar autonomía

Stolbizer, durante la campaña junto a Facundo Manes

0

No hay incentivos para romper. Tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio, el afuera se sigue pareciendo a un desierto seco de poder. Las tribus que integran ambas coaliciones prefieren no pegar un portazo, aún cuando acumulan críticas y reproches al funcionamiento de los dos frentes. 

Pero a su vez algunos sectores optan por marcar distancia, a partir de la constitución de un bloque propio en Diputados. Es el caso del grupo liderado por Emilio Monzó. El expresidente de la Cámara y armador político de Mauricio Macri en la campaña del 2015 intentará mostrar autonomía respecto al PRO y a la UCR. Lo acompañará Margarita Stolbizer, quien también se postuló en la boleta encabezada por Facundo Manes en las PASO de la provincia de Buenos Aires. También, el exviceministro del Interior de Macri, Sebastián García de Luca, y el tucumano Domingo Amaya. 

“El triunfo electoral fue en los números y además en la forma interna. Ganó una coalición amplia y unida. Siendo coherentes con esa unidad y amplitud, vamos a formar un nuevo bloque dentro de Juntos por el Cambio, con diputados que provienen de espacios diferentes o partidos provinciales”, afirma De Luca ante elDiarioAR. El ex segundo de Rogelio Frigerio en el gabinete de Macri concluye con una invitación abierta: “Buscamos que otros sectores políticos y sociales puedan sumarse a Juntos, entendiendo que hay un respeto a esas identidades”.

Electo diputado por Entre Ríos, superando a la lista del FdT por más de 22 puntos de ventaja, Rogelio Frigerio no se plegará al bloque monzoísta. El exministro del Interior está alineado con el liderazgo de Horacio Rodríguez Larreta. Si bien fue socio político de Monzó y comparte críticas a la experiencia de Macri en La Rosada, su cercanía al alcalde porteño le impide salirse del PRO en Diputados. 

El partido amarillo será el que, a partir del 10 de diciembre, detente más bancas dentro de la alianza opositora. El PRO contará con 50 diputados. La UCR, con 45. Le seguirá la Coalición Cívica con 11, más las cuatro del espacio de Monzó, Stolbizer, De Luca y Amaya. JxC alcanzará las 116 bancas gracias al aporte de cuatro monobloques (uno será el de Ricardo López Murphy), más un grupito de dos legisladores por San Luis. 

Respecto al nombre que tendrá la marca de Monzó y Stolbizer, todavía no se definió. El PRO-peronista maneja el sello del Partido del Diálogo. Y la radical administra el GEN. “No hemos resuelto el nombre. Será algo que indique la amplitud que pretendemos”, opina Stolbizer.

La histórica dirigente bonaerense completa ante elDiarioAR: “Estaremos dentro del interbloque de Juntos y buscaremos estar en la mesa de discusión de la coalición, sin perjuicio de una propia identidad en el trabajo parlamentario y territorial”.

Por fuera de los tanques del FdT y JxC, habrá 23 diputados no alineados. Serán los encargados de desempatar en las votaciones clave. Se trata de un colectivo heterogéneo de libertarios, representantes de la izquierda, lavagnistas, socialistas, schiarettistas, exponentes provinciales y el solitario Randazzo.

Por fuera de los extremos trotskistas y libertarios, el ritmo de esa franja media lo marcará el Interbloque Federal con siete bancas de piso. Los lavagnistas Alejandro “Topo” Rodríguez y Graciela Camaño (de Consenso Federal) compartirán espacio con los socialistas Enrique Estevez y Mónica Fein (presidenta nacional del PS) y con tres cordobeses que responden al liderazgo del gobernador Juan Schiaretti: Carlos Gutiérrez y los electos Natalia de la Sota e Ignacio García Aresca.

Sacando de lado a los ocho representantes de los extremos, los cuatro de la izquierda y los cuatro libertarios, Massa pescará en una pecera de 15 personas. De ahí deberá sumar al menos 11 voluntades para acceder al quórum de 129.

AF

Etiquetas
stats