Etiquetas

El panorama a lo largo de la Comarca Andina es desolador. Casas y bosques quemados, pequeños focos humeando, vehículos totalmente destruidos por el fuego. Un primer cálculo aún no oficial estima en más de cien las viviendas quemadas por el incendio que comenzó este martes y solo pudo ser detenido por la lluvia que desde la madrugada trajo alivio a la región.

Sin embargo, el incendio no está controlado y los vecinos de la zona miran el cielo y esperan que no se cumpla el pronóstico que anticipa el fin de las precipitaciones.

“Fue una tormenta de fuego”, graficó Rodrigo Roveta, Secretario de Bosques de la Provincia de Chubut, en diálogo con elDiarioAR. Desde una pequeña loma, con el valle incendiado de fondo, Roveta aseguró que nunca hubo un incendio igual en la región. Brigadistas, bomberos e integrantes del Plan Nacional de Manejo del Fuego trabajan desde ayer para contener las llamas. Pero el viento con ráfagas de entre 70 y 80 kilómetros por hora superaron toda la capacidad de acción de los especialistas. “No había nada que hacer”, resumió uno de los trabajadores de la Brigada Las Golondrinas del Servicio Provincial de Manejo del Fuego, que vio cómo las llamas consumieron la casa del organismo y varios vehículos.

A la vera de la ruta 40, pocos kilómetros de El Hoyo, estaba ubicada la estructura que incluía una sala de recepción, una sala para los radio operadores, otra para reuniones y un quincho. El fuego no dejó nada.

“No quería frenar, el viento era terrible”, dijo el brigadista que se identificó con el número 40. “Acá cuando luchamos contra el fuego somos un número, somos todos peleando contra las llamas”.

La solidaridad llenó el gimnasio municipal de El Hoyo de ropa, calzado, alimentos, productos de limpieza y medicinas. Tatiana Rodríguez, secretaria de Desarrollo Social, agradeció la muestra de acompañamiento que, dijo, "es fundamental para ayudar a quienes perdieron todo"

El Intendente de El Hoyo, Pol Huisman, dijo a elDiarioAR que a pesar de la lluvia “el fuego no se apagó, se está trabajando enfriando la zona”.

Al igual que el resto de los pobladores de la zona, Huisman mira el cielo y espera que no se cumpla el pronóstico del clima que anticipa que las lluvias no volverán. La temperatura irá en aumento: el domingo rozará los 30 grados, con cielo despejado. La ladera del cerro Piltriquitrón, que bordea la localidad de El Hoyo, muestra focos activos y columnas de humo. Sobre esos puntos trabajan los brigadistas enfriando la tierra y los árboles para evitar rebrotes.

Pasadas las 18 de este miércoles, no se conocía el número definitivo de casas quemadas. Huisman explicó: “Sabemos que son más de cien las casas que se perdieron, estuve en varias de ellas mientras se quemaban”. Aclaró que “no hubo víctimas fatales”, y detalló que “hubo un herido grave que fue trasladado a El Maitén, con quemaduras, y entre 20 y 30 heridas leves, fundamentalmente con problemas respiratorios debido al humo”.

El Hoyo sufrió la destrucción de la red de energía y la manguera y el sistema de captación de la toma de agua que alimenta la localidad. “Este es un problema muy grande, hasta que se resuelva tenemos que buscar vías alternativas para llevar agua a los vecinos y vecinas”.

“No quiero ni pensar lo que hubiera pasado si no llovía”, resumió, y destacó el apoyo del Ministerio de Ambiente debido al envío de brigadistas y aviones hidrantes.

SR

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2021 - 22:13 h
stats