ECONOMÍA

En 2020, las jubilaciones volvieron a perder poder de compra y sumaron su quinto año de ajuste en los últimos siete

Alberto Fernández, en su primer acto de 2021, con Kicillof y la jefa de Anses, Fernanda Raverta

En 2020, las jubilaciones acumularon su tercer año consecutivo de pérdida de poder de compra y el quinto de ajuste en los últimos siete. La mínima, que venía ganándole por poco a la inflación el año de la pandemia, terminó aumentando por debajo de ella -un 35,5%, frente al 36,6% del índice de precios al consumidor (IPC)-, por el salto que este indicador sufrió en diciembre (+4%).

Pese a que la jubilación promedio perdió poder de compra si se comparan los ingresos de 2019 y 2020, los ingresos de dos tercios de los jubilados le ganaron a la inflación porque recibieron bonos de $5000 en enero y $3000 en abril, que no se incorporaron al haber pero salvaron el año, según calcula el economista Carlos Martínez, de la Universidad de General Sarmiento. Las demás jubilaciones perdieron por más, pues en términos nominales subieron entre 34,4%, las más bajas (complementadas por los bonos), y el 22,9%, las más altas, según un estudio de la Fundación Mediterránea.

De esta manera, los jubilados vienen acumulando 7 años de vacas flacas. En 2014, en el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con la devaluación del peso -y el consiguiente salto inflacionario que siempre trae aparejado- las prestaciones se ajustaron 5,9% en términos reales (en relación al IPC, bien medido entonces por las provincias), según Martínez. En 2015 recuperaron 5,2%. Al año siguiente, con la primera devaluación de Mauricio Macri, perdieron 6,6%. Al menos los jubilados de ingresos medios y altos consiguieron ese año un fuerte incremento por única vez, por la llamada reparación histórica. En 2017, cuando aún estaba vigente la fórmula de movilidad que había creado el kirchnerismo en 2008 (que actualizaba por salarios y recaudación de la Seguridad Social), los haberes mejoraron algo, un 2,6%.

En 2018, con el nuevo método de actualización que promovió Macri (que ajustaba por inflación y sueldos) y la segunda depreciación del peso de su gobierno, los jubilados perdieron el 13% del poder adquisitivo. En 2019, con otra devaluación, retrocedieron otro 1,8%.

En 2020, Alberto Fernández suspendió la fórmula macrista y dio aumentos por decreto (diferenciados según los niveles de los haberes). Unos perdieron más que otros, pero todos se hundieron un poco más. ¿Qué pasará en 2021, con la restauración de la fórmula kirchnerista? Todo depende de que la inflación no se vuelva a disparar.

Este texto fue modificado a las 11.00 del 15 de enero de 2021 para sumar el dato de los dos bonos extra que cobraron los jubilados que ganan los haberes más bajos.

AR

Etiquetas
stats