LA MULTINACIONAL ÍTALO-ARGENTINA

La Justicia italiana ya está cerca de dictar una sentencia en el caso contra Paolo Rocca y Techint por el supuesto pago de coimas

Paolo Rocca, líder del grupo Techint, el 10 de diciembre de 2020. Es uno de los tres accionistas acusados en Italia.

0

En Italia, durante las próximas semanas, el tribunal de la séptima sección penal de Milán escuchará las últimas audiencias del juicio oral y público contra los empresarios Paolo y Gianfelice Rocca y Roberto Bonatti, miembros de la tercera familia más rica de Argentina (ranking Forbes 2020) y accionistas del grupo ítalo-argentino Techint, acusados de corrupción internacional, confirmaron a elDiarioAR fuentes que intervienen de manera directa en el proceso. La sociedad holding de la multinacional ítalo-argentina, San Faustin, también está acusada en el juicio.

Brasil citó a un ex ejecutivo de Techint por lavado de la corrupción, pero la Justicia argentina frenó la declaración

Brasil citó a un ex ejecutivo de Techint por lavado de la corrupción, pero la Justicia argentina frenó la declaración

Este martes, la fiscal Donata Costa, a cargo de la acusación, alegará contra los tres directivos y la compañía por el presunto pago de sobornos a un exfuncionario de Petrobras. Los tres imputados son italianos -nacieron en Milán- y el grupo tiene uno de sus centros de operaciones en esa ciudad italiana, pero la defensa de los empresarios ha sostenido que no debían ser juzgados en Italia porque los hechos “no ocurrieron en ese país”, aunque la ley italiana aplica a quienes cometieron delitos de corrupción en el extranjero, según la fiscalía.

Los Rocca, Bonatti y San Faustin -la sociedad que controla a todas las empresas del grupo Techint- están acusados de pagar sobornos por más 6,5 millones de euros a Renato Duque, quien se desempeñó entre 2003 y 2012 como director de Servicios de la petrolera pública brasileña. Los empresarios se enfrentan a penas de prisión de seis a diez años, pero sus edades avanzadas los favorecerá en caso de recibir una condena. Paolo Rocca es el más joven de los tres y cumplirá 70 en octubre. San Faustin, además, podría recibir una sanción económica para compensar el monto involucrado en el delito.

Los empresarios buscaban, de acuerdo con la investigación de la fiscal Costa y sus colegas Isidoro Palma y Fabio De Pasquale -reconocido fiscal antimafia de Italia-, garantizarse contratos con Petrobras por más de 1.418 millones de euros; y habrían pagado estos sobornos entre 2009 y 2013, ya que Duque siguió cobrando a través de una red de sociedades offshore manejadas por Techint desde Suiza incluso después de haber dejado el cargo en la petrolera, según el escrito al que accedió elDiarioAR y en el que se dispuso el inicio del juicio en febrero de 2020.

Durante el juicio, Duque admitió haber recibido pagos ilegales de Techint, según confirmó a este medio una fuente directa del proceso italiano. El brasileño fue investigado en Italia por “realizar actos contrarios a sus funciones oficiales para favorecer a Confab -subsidiaria de Tenaris en Brasil- al no lanzar licitaciones públicas internacionales para el suministro de tubos industriales a Petrobras”, según determinó el juez Valerio Natale antes de ordenar el inicio del juicio. Ante el tribunal italiano, Duque declaró por videoconferencia desde Brasil.

Gracias a los sobornos a Duque, el grupo Techint obtuvo 22 contratos de “negociación privada”, que evitaban la realización de las licitaciones internacionales y públicas, según el documento firmado por el magistrado italiano. Duque no es juzgado en Italia porque ya fue condenado en Brasil por los mismos hechos.

Últimas audiencias

El juicio está llegando a su final, confirmó una fuente directa del proceso. Luego del alegato de la fiscal, será el turno de la defensa. Tras escuchar a todas las partes podrá haber réplicas del Ministerio Público Fiscal a los alegatos de los abogados de los Rocca, Bonatti y San Faustin. Finalizada esta etapa del juicio, el tribunal estará en condiciones de dar su veredicto, que se espera para finales de abril, aunque los plazos pueden extenderse si los tres jueces demoran su decisión. 

La fiscal Costa ha sostenido durante el juicio la responsabilidad de los tres directivos y accionistas, quienes ocuparon y ocupan cargos clave en el holding como presidente, vicepresidente y titular de la Junta de directores de San Faustin. Los 6,5 millones de euros en sobornos no salieron de la compañía en Brasil sino de las cuentas bancarias manejadas por el holding.

Ninguno de los Rocca ni Bonatti se presentaron ante el tribunal italiano, un derecho que tienen los acusados en Italia. El estudio jurídico Mucciarelli representa a los tres empresarios y a la compañía en el proceso, según el documento al que accedió este medio. Ante la consulta de elDiarioAR, ni los Rocca ni Techint ni Bonatti quisieron responder sobre la acusación en Milán. “Sin comentarios”, se limitaron a decir voceros de la compañía en Buenos Aires.

Hay otros dos acusados formales en el caso italiano: el brasileño Benjamín Sodre Neto, representante comercial de Confab en Río de Janeiro hasta fines de 2011 y encargado de las relaciones con Duque; y el argentino Héctor Alberto Zabaleta, exdirector de Administración del grupo Techint en Argentina, acusado de ordenar los pagos a Duque y manejar la “caja negra” del grupo. 

Zabaleta (75) está retirado y vive en Buenos Aires. Es uno de los hombres de mayor confianza de la cúpula de la compañía. Hasta hace poco tiempo, administraba también otras empresas y campos de la familia Rocca, según reconoció él mismo a Perfil. En su caso, la Justicia italiana no pudo avanzar, a pesar de que está formalmente imputado en el juicio, debido a que la Justicia argentina no cumplió con el pedido de colaboración requerido por los fiscales italianos y nunca notificó a Zabaleta de la acusación, según consta en el expediente italiano y confirmó una fuente directa del caso.

En Italia, las investigaciones son secretas y los investigados no deben tener acceso a la prueba ni tener conocimiento del expediente mientras se desarrolla esta etapa de la instrucción. Una vez concluida, los fiscales deben notificar a los acusados y dar acceso a la prueba para que se defiendan. Las autoridades brasileras colaboraron con los italianos para notificar a Sodre Neto; el acusado presentó su defensa planteando que ya estaba siendo juzgado en Brasil por los mismos hechos y así se consideró. 

En el caso de Zabaleta, la Justicia argentina no notificó al acusado por lo que las autoridades italianas no pudieron proceder en su caso y quedó abstracto. Brasil, que también investiga a Zabaleta, intenta notificarlo de una investigación por los mismos hechos desde hace un año y medio, también, sin suerte, como reveló elDiarioAR. El juez del caso brasileño, Luiz Antonio Bonat, debió desmembrar la causa en su país para poder avanzar sobre los acusados brasileños -la mayoría directivos de Confab- debido a las demoras de la Justicia argentina para notificar a Zabaleta. 

Testigos

En el juicio italiano ya declararon todos los testigos, tanto los propuestos por la fiscalía como por la defensa, confirmaron fuentes directas del juicio.

Además de Duque, otros testigos de la fiscalía declararon por videoconferencia desde Suiza. Se trata de empleados de las oficinas de San Faustin, la sociedad madre del grupo Techint, que operaban desde la ciudad de Lugano, en el país helvético. Fueron citados porque eran quienes recibían las órdenes de transferir los millones destinados a las coimas a Duque y manejaban las cuentas bancarias, según estableció la fiscalía. 

Esos pagos, según declaraciones, correos electrónicos y documentos internos del caso eran ordenados por Zabaleta, quien operaba desde Buenos Aires pero solía viajar a Suiza. El contador de confianza de los Rocca no se ha pronunciado sobre la acusación. 

Parte de la prueba clave fue aportada por las autoridades suizas: secuestraron, a pedido de los fiscales italianos, los correos electrónicos, documentos internos y bancarios con todos los movimientos de las cuentas usadas por la supuesta “caja 2” de Techint en Suiza. También colaboraron las autoridades de Panamá, Brasil y Estados Unidos. De los tribunales de Comodoro Py sólo recibieron “cooperación parcial”, sostiene el documento del juez Natale.

La fiscalía contó con el asesoramiento del Banco Central de Italia para el análisis de la información bancaria, ya que obtuvo los movimientos de cinco cuentas de las sociedades offshore utilizadas para los pagos a Duque. Las compañías en paraísos fiscales y Uruguay estaban directamente controladas por ejecutivos y abogados de Techint o incluso por la misma San Faustin. La defensa presentó técnicos de parte, explicó una fuente con acceso directo a las audiencias en Milán. 

Qué dice Techint

En su último reporte anual, Tenaris informó a sus inversores sobre el juicio. La compañía es la principal empresa del grupo Techint. Cotiza en las bolsas de Nueva York, México DF y Milán, y por esa razón debe comunicar a sus inversionistas a través de documentos públicos cualquier proceso judicial en contra de la sociedad o el grupo. Paolo Rocca es el presidente y CEO de Tenaris. 

Según Tenaris, el abogado externo de la compañía analizó la investigación de los fiscales italianos e informó a la junta directiva que no “presentan evidencia de participación de ninguno de los tres directores en la supuesta irregularidad”. 

En el mismo reporte anual de 2021, Tenaris también informó a sus inversores sobre el proceso judicial en Brasil por los mismos delitos por los que se los juzga en Italia. La compañía obvió informar que el juez Bonat también juzga a Zabaleta, el exdirector de Administración del grupo. “En junio de 2020, la compañía tuvo conocimiento de que la fiscalía brasileña solicitó la acusación de varias personas, incluidos tres ejecutivos o ex ejecutivos de Confab y un ex agente de Confab, acusándolos de los presuntos delitos de corrupción en relación con los contratos celebrados entre 2007 y 2010, y blanqueo de capitales en relación con pagos entre 2009 y 2013”, sostuvo Tenaris en su reporte.

ED

Etiquetas
stats