LA CAUSA DE LOS CUADERNOS

La Cámara Federal rechazó un pedido de la UIF para revisar el sobreseimiento de Paolo Rocca

Los ejecutivos Betnaza y Zabaleta admitieron en 2018 haber pagado ilegalmente un millón de dólares a Baratta.

La Cámara Federal porteña rechazó este miércoles revisar los sobreseimientos del presidente del grupo Techint, Paolo Rocca, y de dos ejecutivos de la multinacional ítalo-argentina en la causa de los cuadernos de la corrupción, según el fallo al que accedió elDiarioAR

Brasil citó a un ex ejecutivo de Techint por lavado de la corrupción, pero la Justicia argentina frenó la declaración

Brasil citó a un ex ejecutivo de Techint por lavado de la corrupción, pero la Justicia argentina frenó la declaración

Rocca y dos de sus hombres de confianza, Luis Betnaza (director Institucional Corporativo del grupo y actual vicepresidente de la UIA) y Héctor Zabaleta (exdirector de Administración del grupo) fueron sobreseídos por el juez Julián Ercolini el 10 de agosto último. 

Los sobreseimientos quedaron firmes ante la falta de apelación del fiscal Carlos Stornelli y de la Unidad de Información Financiera (UIF), que actúa como querellante en el expediente, como informó este medio.

Sin embargo, luego de vencido el plazo para apelar el fallo, el organismo antilavado presentó un recurso especial para pedir que la Cámara Federal porteña revise de todas maneras el fallo y revoque los sobreseimientos.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi rechazaron ese recurso especial -denominado apelación adhesiva- por “inadmisible”, debido a que no cumpliría con los requisitos técnicos, y sostuvieron que el organismo debería haber apelado el fallo de Ercolini en tiempo y forma. La UIF podrá recurrir ante la Cámara Federal de Casación para insistir con su recurso.

Rocca, Betnaza y Zabaleta habían sido investigados por presuntos sobornos a Roberto Baratta. Betnaza y Zabaleta habían admitido en la causa la entrega de ocho pagos por un total de un millón de dólares al entonces funcionario de Cristina Fernández de Kirchner, en 2008. Rocca siempre negó haber sabido del cohecho. 

El juez Ercolini entendió que los pagos ilegales fueron realizados en “estado de necesidad” y para “evitar un mal mayor”, y por esa razón dictó los sobreseimientos. Aún así, proceso por el delito de dádivas a Baratta por haber aceptado el dinero de Techint. Bruglia y Bertuzzi también rechazaron tratar la apelación de la defensa del exfuncionario, confirmaron a elDiarioAR dos fuentes directas del expediente.

El destino supuesto de ese dinero era lograr que los Kirchner intercedieran ante el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, frente a la tensión entre Sidor -empresa del grupo- y el gobierno venezolano, que avanzaba con la estatización de la compañía de los Rocca en 2008.

ED

Etiquetas