Cumbres, contracumbres y la presión de Macri-Bullrich para que Vidal sea candidata en Provincia

Macri y Bullrich, junto a la tropa PRO de Salta

El gobierno y la oposición comparten un mandamiento: sus coaliciones no se romperán. Por más que abunden los recelos, desconfianzas, choques de ambiciones y diferencias de fondo, los dirigentes del Frente de Todos y Juntos por el Cambio están condenados a la unidad. Es una convicción en espejo. El motivo de la certeza mutua es meramente utilitario: la alianza que se quiebre perderá las elecciones. Por eso en JxC las internas se desarrollan con red, bajo el código compartido de que la sangre no llegue al río. Pero se juegan a fondo. Especialmente, en los distritos en los que no existe un liderazgo claro que ordene las listas. 

Fuera de la Rosada de forma prematura, la voz de Mauricio Macri perdió potencia. Si bien el expresidente muestra interés en promover algunas alianzas y candidaturas, opinando sobre los armados en Capital, en Córdoba, Salta y Tucumán, sus deseos están lejos de ser órdenes en Juntos por el Cambio. Al momento, Macri ni siquiera consiguió persuadir a María Eugenia Vidal para que se postule a diputada en la Provincia. El sábado pasado, la exgobernadora y su pareja Enrique Sacco visitaron a Macri y Juliana Awada en la quinta de Los Abrojos. Macri había vuelto recientemente de su tour por Miami, donde participó de un foro en defensa de la democracia y aprovechó para vacunarse contra el Covid-19 en una farmacia de La Florida. En los altos de una charla que no se centró en los vaivenes y la rosca política, Macri le dio su opinión: el jefe del PRO preferiría que Vidal encabece la boleta de diputados nacionales bonaerenses. 

“Él se inclina por la Provincia por los buenos números que ella tiene. Pero le da libertad. Patricia es la que más presiona. Además María Eugenia también mide bien en Capital. La decisión final la van a tomar entre ella, Horacio y Mauricio, independientemente de qué quiera Patricia”, se planta un dirigente vidalista. La tropa de Mariu intenta marcar una diferencia conceptual entre el pressing personalísimo que realiza Bullrich y las sugerencias más desapasionadas que desliza Macri. En concreto, asegura que la exministra de Seguridad no es la vocera del expresidente, aunque las miradas de ambos tiendan a coincidir. 

"Lo natural es que yo vaya a la Ciudad, María Eugenia Vidal a la Provincia y llenar con muchos más candidatos", planteó llanamente Bullrich días atrás. Y sumó a un aliado al operativo clamor. El intendente de Vicente López Jorge Macri machacó: "Patricia Bullrich es la mejor candidata para la Ciudad y María Eugenia Vidal para la Provincia". 

Cerca de Horacio Rodríguez Larreta, por el contrario, se entusiasman con una maniobra que trabaría los planes electorales de Bullrich (y de Macri). ¿Cuál? Que Vidal se decida a ser candidata a diputada por la ciudad de Buenos Aires. La exgobernadora analiza la posibilidad de postularse por la Capital. La prórroga de las PASO le dará un poco más de handicap para definirlo. Esa mudanza sería prácticamente el único antídoto político para evitar que Bullrich sea la primera de la lista porteña. Mientras trata de (re)porteñizar a Vidal, el alcalde refuerza su perfil de candidato presidencial anticipado. Rodríguez Larreta toma clases de historia, suma mujeres a su gabinete y despliega un perfil más peleador y de estadista interesado por el curso del mundo. Por ejemplo, tomó partido por el gobierno de Israel en la escalada de violencia y muertes que ocurre en la franja de Gaza.  

La indecisión de la exgobernadora suma incertidumbre en la provincia de Buenos Aires, donde ni siquiera los protagonistas del TEG cambiemita saben bien dónde están parados. 

Este jueves, Elisa Carrió recibió en su casa de Exaltación de la Cruz al alcalde Horacio Rodríguez Larreta, su vice, Diego Santilli, y a la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. El trío para la moderación macrista viajó 82 kilómetros desde la Capital, para almorzar pescado con puré en la chacra de Carrió. También estuvieron el titular de la Coalición Cívica, el diputado Maximiliano Ferraro, y la bonaerense Maricel Etchecoin. El encuentro duró una hora y media. 

“De candidaturas, casi nada. Hablamos de la situación de la pandemia. Y destacamos la importancia y el valor de la unidad y el buen diálogo con todos. Tenemos la decisión de poner el cuerpo y acompañar una estrategia común”, revela uno de los participantes. La promesa de poner el cuerpo aplica a las dos mujeres cuyo papel electoral todavía está en duda: Carrió y Vidal. Lilita coqueteó con la idea de encabezar la lista a diputados bonaerenses, pero se trató de una maniobra más bien destinada a ganar tiempo en beneficio de Vidal. 

Los otros preanotados para postularse en la Provincia son el expresidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó y el exministro bonaerense Joaquín de la Torre. Jorge Macri también podría candidatearse, aunque todavía le queden dos años de mandato como intendente de Vicente López. Con un ojo y medio puesto en las elecciones para la gobernación de 2023, el primo de Mauricio pretende depurar a la Provincia de competidores potenciales. Por eso se resiste y repudia la posible mudanza bonaerense de Diego Santilli, crédito larretista para liderar la boleta de diputados al otro lado de la General Paz.

En paralelo sincronizado al almuerzo de la tribu de las palomas amarillas con Carrió, los halcones realizaron una cumbre en Olivos. Macri y Bullrich recibieron a la jefatura del PRO salteño. La cita se concretó en las oficinas que Macri montó a 300 metros de la quinta presidencial. El dúo charló y difundió una foto junto al interventor del PRO Salta, Gustavo André, los diputados nacionales Virginia Cornejo y Martín Grande, más el concejal capitalino José Gauffín.

Con el aval de Bullrich y Macri, el PRO salteño se alió con Ahora Patria, el partido fundado y conducido por Alfredo Olmedo. Empresario y exdiputado ultraconservador, Olmedo quiere ubicar a un dirigente de su espacio arriba de la lista para diputados salteños. La esperanza olmedista es el abogado Roque Cornejo. En Salta arrancará el cronograma de elecciones legislativas 2021: el próximo 4 de julio se votarán 30 diputados, 12 senadores y 343 concejales. El sábado 15 de mayo vence el plazo para anotar listas y frentes electorales. El espacio “Juntos por el Cambio +" ya quedó integrado por PRO-Propuesta Republicana, Ahora Patria y la Unión Cívica Radical.

AF

Etiquetas
stats