Juntos, de cara a las Paso en la Provincia

Una interna que se desbordó el primer día: estrategias opuestas y acusaciones cruzadas entre Manes y el larretismo

Santilli, de recorrida este martes por Hurlingham junto a Lucas Delfino

Si bien la mesa nacional de Juntos por el Cambio había acordado evitar los golpes bajos en las PASO de la oposición, la interna de la Provincia se desbordó rápidamente. El precandidato Facundo Manes le pidió a Horacio Rodríguez Larreta que no ponga la maquinaria estatal de la Ciudad al servicio de la campaña bonaerense de Diego Santilli. Tras esa acusación velada, el neurocientista recibió el contragolpe áspero de Cristian Ritondo, Elisa Carrió y Luis Juez. Larreta y Santilli optaron por eludir la pelea con Manes y rivalizar con el kirchnerismo.

Manes busca instalar la metáfora bíblica de David contra Goliat para graficar la desproporción de recursos entre su boleta y la encabezada por Santilli. Y a la pasada así le dedica una advertencia directa al alcalde porteño. Porque Rodríguez Larreta se juega mucho más que el orden de una lista provincial en la PASO bonaerense: ese choque será una prueba de ácido para el liderazgo y las ambiciones presidenciales de Horacio Rodríguez Larreta. Y el alcalde planea hacer valer su imagen positiva en el conurbano en favor de Santilli. 

El planteo del neurocientista a su vez pretende evitar que su adversario se sirva de la logística comunicacional de la Ciudad: recursos, estructura y experiencia en dar en el blanco con los mensajes segmentados. “Espero que no se gasten los impuestos de los porteños en la campaña”, afirmó el médico y autor best seller ante La Nación.

“Solo sembrás desconfianza”, le retrucó el diputado Cristian Ritondo. El diputado cordobés Luis Juez, quien aspira a renovar su banca desde una de las cuatro listas de JxC, se sumó al retruque: “Lo que dijo es una cagada, una declaración horrible”. Elisa Carrió también le apuntó al precandidato radical. Pero la molestia de Lilita se debió a otra declaración de Manes. El cirujano había revelado que Carrió le ofreció ser su candidato a vicepresidente en 2015. “No puede inventar esta historia, sino estamos en manos de un mitómano”, se quejó la exdiputada. 

Incluso Rodríguez Larreta se atajó en una conferencia de prensa a la mañana. “Para nosotros, la campaña es contarle a la gente cómo vamos a solucionar sus problemas, cómo vamos a mejorar la seguridad en la Provincia, cómo vamos a seguir trabajando en la Capital, qué tenemos que hacer para bajar la inflación. La gente no llega a fin de mes, la inflación es un drama, esos son nuestros temas de la campaña”, afirmó. Y pidió que “no entramos en chicanas políticas, y menos con gente de nuestro propio espacio”.

Así, el outsider de la UCR quedó en el centro de una controversia contra el PRO y la Coalición Cívica. “Nuestra idea no es entrar en una campaña de acusaciones. Al contrario, queremos evitar la grieta. Pero sí queremos dejar en claro que hay una desproporción. Y expresar el deseo ciudadano de que no usen la plata de los impuestos en la primaria”, asegura un asesor de Manes. 

Al margen del cruce con los larretistas, el médico habló por teléfono con Mauricio Macri. El expresidente lo llamó desde Suiza. “Me dijo que no lea las redes sociales, porque hay muchos trolls”, reveló Manes.

Toda la comunicación de la alternativa radical estará centrada en su figura. Manes será presentado como un candidato ajeno a la grieta y con una prédica superadora de la polarización. El primer objetivo de su equipo será revertir el alto nivel de desconocimiento que muestra en el Gran Buenos Aires: alrededor de un 50% de la gente no lo registra. 

Por detrás del frontman radical, ya se conformó una mesa política para empujar su postulación y darle músculo territorial. La integra un combinado interpartidario: el diputado provincial Maxi Abad, presidente de la UCR bonaerense; la titular del GEN Margarita Stolbizer; Gastón Manes, el hermano abogado de Facundo; más dos peronistas (ex)amarillos que detentan cierto peso en el armado en el conurbano. Son el ex presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó y el exministro vidalista Joaquín de la Torre. El dúo arrastra una estela de massismo residual: el que componen los exintendentes Sandro Guzmán, Jesús Cariglino (candidato a diputado en el séptimo escalón de la boleta) y Luis Acuña. A ese núcleo se le suele sumar algún radical rotativo. Por ejemplo, Martín Lousteau o sus embajadores. 

Respecto a la estrategia comunicacional, finalmente no será Ramiro Agulla el elegido. La designada es la politóloga Ana Iparraguirre, directora de la consultora Dynamis. En 2009 Iparraguirre fue una de las tantas analistas que colaboró con la campaña de Barack Obama. Después fue contratada por varios candidatos en Sudamérica. Por ejemplo, el venezolano de derecha Hernán Capriles, quien enfrentó a Hugo Chávez en las presidenciales del 2012. En 2015 trabajó para la campaña de Daniel Scioli. 

Manes saldrá a la cancha de la campaña el jueves próximo. Lo hará en el pueblo bonaerense en el que se crió: Salto, una localidad agropecuaria de 40 mil habitantes. Y seguirá de recorrida por el interior de la provincia, donde pisa más fuerte que en el Gran Buenos Aires, según las encuestas que maneja su equipo.

Santilli, en cambio, ya empezó a caminar por la Provincia. Y eligió hacerlo por el conurbano: el lunes se paseó por La Matanza. En Ramos Mejía estuvo acompañado por el precandidato a diputado Alejandro Finocchiaro y el aspirante a concejal Héctor “Toty” Flores, histórico embajador matancero de Carrió. El trío se reunió con vecinos y representantes del sector inmobiliario y comercial.

Este martes, Santilli reincidió en el conurbano. En Hurlingham compartió un café con vecinos y Lucas Delfino, primer candidato a concejal. “Nuestro adversario es el kirchnerismo. No le hagamos el caldo gordo al kirchnerismo. Nosotros tenemos que tener una primaria sana, propositiva. De ideas”, opinó Santilli.

El "Colo" buscará contrastar en acción con el líder de la boleta rival. “La campaña es en la calle. Barrio, barrio, vereda, vereda. Caminar, caminar y caminar”, resumen cerca del dirigente PRO-peronista. Además de vice de Larreta, Santilli era el ministro de Seguridad en la Capital. Y tratará de capitalizar su gestión y discurso en sus recorridas.

En los focus group encargados por el team Santilli, las tres inquietudes que pican en punta son: la situación de la economía, la seguridad y la salud. La preocupación por la educación aparece un poco más lejos. Pese a que podría volverse un boomerang, tras la experiencia fallida de Macri, Santilli pondrá el dedo en la llaga de la crisis económica. Su lógica, descrita en privado, es simple: “Lo voy a hacer porque de todas formas me van a tirar a Macri por la cabeza”.

AF

Etiquetas