Preocupado por una eliminación de las PASO, Juntos por el Cambio ya discute la posibilidad de una interna propia en 2023

Mesa nacional de Juntos por el Cambio. Si no hubiera Paso, la alianza podría hacer su propia interna.

0

“No tengo ningún proyecto en el Poder Ejecutivo que lleve adelante la eliminación de las PASO”. La frase de Juan Manzur se escuchó ayer en la Cámara de Diputados, cuando el jefe de Gabinete dio su informe sobre la marcha del Gobierno. Buscó rechazar uno de los planteos que en pleno recinto le hicieron desde Juntos por el Cambio. 

Juntos por el Cambio entra en "modo 2023" tras el triunfo electoral en Marcos Juárez

Juntos por el Cambio entra en "modo 2023" tras el triunfo electoral en Marcos Juárez

Es que en la alianza opositora ya están encendidas las alarmas de cara al 2023. Creen que el oficialismo, junto con bancadas provinciales y hasta los libertarios, sumarían la mayoría necesaria para eliminar las primarias obligatorias. Por eso en JxC está creciendo el debate interno sobre cómo definir sus candidaturas para las próximas presidenciales, según recogió elDiarioAR de al menos cinco importantes referentes opositores.

Una de las estrategias que circula entonces en el universo cambiemita es la posibilidad de armar una primaria puertas adentro, donde pugnen los distintos postulantes que definan PRO y la UCR, principales socios de la coalición que también integran la Coalición Cívica​​, de Elisa Carrió, y Encuentro Republicano Federal, de Miguel Ángel Pichetto. Sería una situación inédita, ya que Cambiemos nació y se fortaleció en las PASO 2015. 

Aún en gateras a nivel nacional, la estrategia electoral para 2023 está también avanzando en las provincias. La mesa nacional de JxC ya bajó línea para que se defina una estrategia electoral particular a cada distrito para hacerlos competitivos. La atención está puesta en aquellos que no tienen primarias, pero donde los cambiemitas creen que tienen posibilidades de alzarse con la gobernación, como son Córdoba, San Luis y Tucumán, hoy dominadas por el peronismo.

De fondo, la interna PRO-UCR

La posibilidad de ir a unas internas en el caso de que se eliminen las PASO es una de las iniciativas que por estos días deja conocer Mauricio Macri. Justamente es en PRO donde se cristalizó en las últimas semanas una fuerte interna entre el ala moderada, que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, y los duros “halcones”, de Patricia Bullrich. Ambos están lanzados al 2023, mientras el ex presidente mantiene su incógnita sobre si irá por un “segundo tiempo”. 

El ex mandatario evita cualquier definición y a quienes lo consultan solo se limita a responder que el próximo gobierno tendrá una situación tan compleja que va a necesitar “una inteligencia externa”, un dirigente que pueda estar por fuera de la gestión diaria para tener un panorama más claro de la situación política en el mediano plazo. ¿Podría ser su rol en un potencial gobierno de JxC? 

La idea de Macri de una interna propia para la coalición opositora es compartida en la UCR, que tiene al gobernador jujeño, Gerardo Morales, y al diputado Facundo Manes anotados en la carrera a las presidenciales. “Nos estamos preparando para los dos escenarios, tanto si hay PASO como si no hay”, expresó un vocero radical a este medio. 

El tema de las primarias fue uno de los ejes de la reunión que tuvo la mesa nacional opositora cuando se reunió en el gremio de Gastronómicos el 24 de agosto. Con una coyuntura dominada por el pedido del fiscal Diego Luciani contra Cristina Kirchner por la causa Vialidad esa misma semana, no ganó trascendencia su denuncia sobre que el FdT busca eliminar las PASO. 

En los últimos días logró instalar el tema como agenda, obligando al Gobierno a salir a rechazar cualquier posibilidad. Pero las cuentas que hacen en las filas opositoras es que el oficialismo, más el interbloque de Provincias Unidas, los legisladores de Córdoba Federal, el santacruceño Claudio Vidal, e incluso la bancas de Javier Milei –a quien no le convendría las PASO–, llegaría a la mayoría en la Cámara baja. Por su cuenta, el FdT está lejos, ya que apenas llega a 118 de 257 legisladores.

En caso de que se cumpla su pronóstico, la duda opositora es cuál sería el camino a definir, ya que si bien la UCR tiene su carta orgánica y mecanismos claros como las convenciones nacionales para definir candidaturas, en PRO –hasta ahora– siempre pesó la decisión política, sobre todo la voz de Macri.

“Hay que ver cómo lo resuelven ellos”, dijo un encumbrado dirigente del centenario partido, que recordó como antecedente de una posible interna de JxC lo que pasó en 1999, cuando no existían las PASO: en el proceso de conformación de la Alianza, la UCR, con Fernando de la Rúa como precandidato, le ganó una interna a Graciela Fernández Meijide, del Frepaso. De la Rúa “invitó” luego a Carlos “Chacho” Álvarez a ser su candidato a vice.

Lo que está claro es que tanto los amarillos como los boinas blancas no piensan ceder posiciones. La posibilidad de que haya fórmulas cruzadas entre PRO y la UCR son muy bajas, dicen en ambos lados del mostrador. 

La discusión en las provincias

Otra discusión cambiemita es qué hacer en los territorios provinciales. Esta semana estalló la interna en Chubut, cuando Morales salió al cruce de Macri para que “tranquilice” a su delfín, Ignacio “Nacho” Torres, que busca ser candidato a gobernador junto con el radical Gustavo Menna, sin el respaldo institucional de la UCR, que tampoco avala la suspensión de las internas.

En otra reunión que la mesa nacional de JxC tuvo la semana pasada, los jefes de los distintos partidos le pidieron a una comisión interna –que integran ​​Alberto Forigh y Julia Pomares (por PRO), Andrés Malamud (UCR) y ​​Fernando Sánchez (CC)– que definan una estrategia electoral propia para cada una de las provincias, enfocándose en la que no hay PASO reglamentaria.

Uno de los testigos de ese encuentro se mostró entusiasmado ante elDiarioAR con que JxC podría arrebatarle al peronismo las gobernaciones de Córdoba, San Luis y Tucumán. Sin PASO, la discusión es si tiene que haber una interna o un acuerdo puertas adentro. Las negociaciones las confirmó también una fuente radical. “Cada provincia tiene su propia realidad, ahí tenemos que discutir bien”, aportó otro referente de la UCR.

“Lo mejor es el consenso”, planteó uno de los máximos dirigentes cambiemitas en la provincia mediterránea. Por JxC, allí buscan competir como sucesores de Juan Schiaretti el macrista Luis Juez y el radical Rodrigo de Loredo. La tesis del “consenso” se traduce en definitiva en “elegir al que mida mejor”. La oposición sabe que si bien el actual mandatario no puede ir por la re-re, no será una elección fácil: Martín Llaryora, actual intendente capitalino y quien suena como el candidato seguro del oficialismo cordobés, tendrá todo el aparato provincial a su favor. 

En San Luis, el candidato al que JxC podría apostar todas sus fichas es el diputado Claudio Poggi, quien fue gobernador ​​entre 2011 y 2015. Y en Tucumán, con Juan Manzur en la Casa Rosada y en disputa con el gobernador Osvaldo Jaldo, hay voces en JxC que creen que el candidato tendría que ser el intendente capitalino, Germán Alfaro, aunque también está anotado el diputado nacional Roberto Sánchez.

Las PASO, entonces, desvelan por estas horas al universo cambiemita. Aunque denuncian una posible eliminación por parte del kirchnerismo a nivel nacional, su ponderación depende de las circunstancias. En Marcos Juárez, considerado su “km. 0”, el intendente Pedro Dellarossa eliminó las primarias obligatorias para las elecciones del domingo pasado. La jugada le salió bien: su candidata, Sara Majorel, se alzó con la victoria. Tanto el radicalismo como el macrismo la felicitaron al unísono.

MC

Etiquetas
stats