Entrevista

Damián Catanzaro, creador de Cafecito: “Con el alto nivel de desarrolladores podríamos impulsar al país, pero mucho talento se está yendo a trabajar afuera”

Damián Catanzaro tiene 25 años y es el creador de la app Cafecito.

Si el año pasado nos demostró algo es que los creadores locales estaban necesitando un modo para capitalizar todo el trabajo que realizaban online, sobre todo en pandemia, con una duplicación y hasta triplicación de las horas que llevamos conectados. En el marco de la llamada passion economy (o economía de la pasión), y gracias a diversas herramientas y plataformas, cada vez más proyectos, artistas, influencers y productores de contenido en general pueden monetizar sus productos y audiencias -aún si son de nicho- para autosustentarse. Mientras que afuera ya existían algunas aplicaciones o plataformas como Ko-fi, Buy me a Coffee y Patron (pensada más como espacio de micro-mecenazgo con metas y planes), Argentina todavía no tenía una herramienta local y característica que pudiera nuclear a creadores, permitirle al público colaborar por micro-aportes, y además, hacerlo en pesos y sin las tasas en dólares.

Arranqué Cafecito por una necesidad mía más ya que quería una forma de que me puedan dar un apoyo económico o mismo capitalizar mi contenido y las plataformas que encontraba estaban afuera, en dólares o euros, así que tomé varias ideas de las que ya estaban funcionando y las traje para acá para poder armar Cafecito”, cuenta Damián Catanzaro, desarrollador web, emprendedor, y alma mater detrás de Cafecito.app.

La app local fue furor el año pasado y recibió mucha atención por parte del sector entrepreneur tech. Lo que comenzó como una aventura personal para este joven de 25 años está a días de llegar a las 100 mil cuentas creadas y, como si eso no fuera suficiente, también está a punto de entrar en el top 1000 webs de Argentina según el prestigioso Alexa Rank.

Para los que todavía no “compraron o recibieron” un cafecito nunca, la app que puede bajarse e instalarse y también opera como plataforma, le permite a los usuarios registrados armar un perfil, cargar datos sobre lo que hace, mostrar su trabajo y habilitar donaciones o micro-pagos vía otra plataforma argentina exitosa, Mercado Pago. Por esto el sitio percibe una comisión por cada transacción que se realiza. Además existen distintas categorías por tema para navegar y buscar, perfiles destacados para ver y, como otras plataformas de crowdfunding estilo Idea.me, se pueden organizar campañas por objetivos, y más recientemente, armar planes de suscripción. 

Algunos números para tener en cuenta, si MercadoLibre procesa 19 compras por segundo, (1.64 millones por día), y MercadoPago procesa 100 pagos por segundo (8.64 millones por día), de esos 8.64 millones por día, 1.000 son de Cafecito. Otro rasgo interesante de la plataforma es la difusión que tuvo en redes como Twitter, en donde no solo fue adoptada por muchos creadores, sino también por proyectos y hasta ONGs, que en muchos casos el propio Catanzaro difunde por su cuenta personal, y que sirve para impulsar causas desde la recolección de dinero para refugios de animales a impedir el cierre de locales.

Catanzaro habló con elDiarioAR sobre el crecimiento de Cafecito, lo que se viene y emprender en la Argentina en tecnología. “Llegar a los 100k va a ser un hito importantísimo para la plataforma, al mismo tiempo, estoy trabajando fuerte en la rama de red social que se va a pasar a convertir Cafecito, donde los creadores de contenido y la gente que los apoya va a poder tener una interacción mucho más fuerte con sus posts o galería comentando, dando me gustas o participando en sus proyectos. Me encanta todo el modelo de financiamiento colectivo, es algo que cada vez se ve más y no lo tenemos tan adoptado en este país por un tema de que no existía nada como Cafecito para solucionarlo, espero que esta plataforma pueda cambiar esa cultura y que cada vez nos apoyemos más entre nosotros para poder crear mejores cosas.”

¿Qué fue lo que te llamó la atención cuando comenzaste?

Lo que más me llamó la atención fue la adopción del término "Create un Cafecito" o "Te invitamos un Cafecito" refiriéndose a la página, después se me acercó un montón de personas para agradecerme, darme consejos y sugerencias de que les serviría a ellos.

¿Por qué te parece que faltaban más iniciativas locales así? ¿Era un tema técnico o cultural (de falta de talento o más de visión y oportunidad de mercado)?

Yo creo que es un tema de LATAM en sí, si vamos a centrarnos en Argentina estamos muy por detrás de otros países en lo que es desarrollo de software e innovación, esto se debe a no a la falta de talento, talento en Argentina hay de sobra, sino a falta de incentivos de parte del país hacia estos sectores. Todavía hay miles de plataformas que podemos copiar del exterior y traerlas acá, solo hace falta ganas y tiempo de una persona o equipo.

Dado que muchas veces te quejás en las redes respecto de este tema, tengo que preguntarte, ¿te parece que se le hacen las cosas muy difíciles al emprendedor en tecnología en Argentina? ¿Por qué? ¿Qué cambios harías si pudieras?

Centrándonos en lo que es emprender en Argentina y me voy a centrar en el desarrollo de software que es la industria que yo conozco, el desarrollo de software está muy ligado al dólar: los equipos están en dólares, los softwares que se usan, servidores, costos de marketing, todo se basa en el dólar, y al tener tantos impuestos sobre esa moneda hace que la inversiones tengan que ser por lo menos un 50% más altas para suplir esos impuestos. Y en cuanto empezás a ver ganancias y facturar pasa algo parecido, generalmente todos empezamos siendo monotributistas, donde la cuota es cara pero está ok, el problema es cuanto creces un poco más y tenés que saltar de monotributista a responsable inscripto, es un salto al abismo y desde el vamos se te va un 21% de tus ganancias en IVA si es que no lo podés pasar a tus clientes. Eso sin contar autónomos, ganancias y contador, el salto es muy duro si crecés de a poco cada mes. En cambio yo pondría incentivos al desarrollo de software local, con bajar impuestos o hacer que el dólar para comprar servidores, marketing, equipos, etc, no tenga todos los impuestos agregados ya sería un beneficio enorme, el porcentaje es muy grande y no favorece en nada.

¿Cómo ves el nivel de desarrollo web o devs en Argentina? ¿Estamos a un nivel competitivo con respecto al resto de LATAM? ¿Y si no es así, qué te parece que falta?

Con el nivel de desarrolladores que hay en Argentina podríamos impulsar el país solo desde el desarrollo. Sí ahora está pasando algo bastante negativo que es que mucho talento se está yendo a trabajar al exterior, ganando en dólares y las empresas locales no pueden igualarles ese sueldo por lo que se quedan sin talento. Si no revertimos esto pronto vamos a vernos metidos en un problema bastante grande, la tecnología es al lugar donde hay que apuntar, es la manera de solucionar muchísimas cosas, sin incentivos y con trabas va a ser cada vez más difícil.

En este sentido también quiero preguntarte por las mujeres programando y cómo pareciera que los sueldos nunca se equiparan. El otro día en Twitter una diseñadora UX que ponía un consejo para las chicas pasando presupuestos: multiplicar el valor inicial por X. ¿En cafecito tenés mujeres programando? ¿Cómo manejan el tema de la equidad de género?

La brecha salarial es algo real, que existe y que no tenemos que pasar por alto, si bien en estos últimos años el porcentaje se fue achicando todavía queda un trabajo enorme por hacer. En Cafecito por el momento estoy trabajando yo solo, y con una diseñadora freelance cuando hay que hacer nuevos diseños. Creo que Cafecito va a seguir así por bastante tiempo a menos que pase algo inusual y tenga que armar un equipo, que si llegase a pasar por supuesto que se va a centrar en ser diverso.

¿Cómo ves la evolución de esta economía de "changas" o passion economy que ha crecido un montón, sobre todo con la pandemia, con la gente pasando cada vez más tiempo online y queriendo capitalizarse? 

Todo lo que es passion economy viene creciendo mucho y va a seguir creciendo, lo mismo con hacer contenido en Internet, el año pasado vimos la explosión de Twitch como tantas personas que jamás nos esperábamos que aparecieran delante de una cámara se metieron y ahora siguen haciendo streaming diariamente y tienen tanto los medios de pago de Twitch como Cafecito para recibir un "tip" a su contenido. Lo que se vió últimamente con el tema de saludos personalizados u otras cosas que se pueden comprar a famosos o influencers, no lo ví mal sinceramente, creo que sí está ahí es porque existe una demanda y no le hace mal a nadie que esté tampoco. Va de la misma mano con abrirse un Cafecito, que alguien tenga cuenta ahí no te está obligando a donar, está por si querés apoyar.

¿Qué imaginás para el futuro de la plataforma y qué otros proyectos tenés que nos puedas mencionar?

Me imagino a Cafecito en todos los países de LATAM, que es algo muy complejo y que todavía no pude lograr. Demasiadas monedas, cada país tiene su reglamentación y medios de pagos, es algo que vengo encarando de a poco pero es un desafío enorme. Sé que en algún momento voy a llegar. Y otros proyectos por el momento no tengo, en estos últimos meses me metí mucho en el desarrollo de criptomonedas y su mundo, capaz que se venga algo por ahí, quien te dice.

Etiquetas