JxC busca fortalecer su unidad para mostrarse como contracara del Gobierno

Vidal se abrazó a López Murphy para evitar la fuga de votos por derecha

0

 

A diferencia del oficialismo, la oposición ya atravesó su proceso de internas. Lo resolvió en las PASO, una herramienta que el Frente de Todos desechó por considerar que potenciaba un fratricidio innecesario. Ahora Juntos por el Cambio contempla con una mezcla de asombro, goce y preocupación el desborde palaciego del Gobierno. Sobre las recientes modificaciones en el gabinete, hubo críticas de rigor: Patricia Bullrich castigó al nuevo ministro de Seguridad Aníbal Fernández; Mario Negri y Alfredo Cornejo señalaron que Cristina Kirchner impuso su pliego de condiciones.

Pero la coalición ni siquiera difundió un comunicado conjunto sobre las intrigas del poder político. Los dirigentes radicales, macristas y lilitos opinaron de forma aislada. Principalmente, denunciaron un golpe palaciego por parte de Cristina Kirchner, manifestaron preocupación y exigieron que el FdT resolviera sus disputas. El más solidario con el Alberto Fernández fue el gobernador radical Gerardo Morales. “Tenemos que defender la democracia y la institución presidencial”, afirmó ante elDiarioAR el jujeño. Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta optaron por el silencio.

Pero en general los opositores se mantuvieron como actores de reparto en el escándalo que se aceleró el miércoles pasado. El único objetivo de la familia cambiemita es consolidar la ola de triunfos nacionales de las PASO y ensanchar la brecha en algunas provincias. 

Para lograrlo, JxC intentará subrayar la crisis que atraviesa el gobierno. ¿Cómo? Dando señales de unidad y armonía entre los candidatos que compitieron en las PASO. El viernes a la mañana concretaron la primera reunión entre ex adversarios porteños, ya en plan de campaña. María Eugenia Vidal compartió encuentro y foto en Palermo con el economista Ricardo López Murphy. También estuvieron los demás integrantes de la boleta ensamblada: Martín Tetaz (UCR), Fernando Iglesias (Pro), Sabrina Ajmechet (Pro) y la investigadora del Conicet Sandra Pitta. El plan larretista es que López Murphy se concentre en los debates sobre la economía, para evitarle ese flanco incómodo a la exgobernadora bonaerense. 

Vidal pretende que no se le escape ni uno de los 11 puntos obtenidos por López Murphy en las primarias. El riesgo concreto en la Capital es que los votantes del exministro aliancista migren hacia el libertario Javier Milei. 

El exótico economista de derecha tuvo una buena performance en los barrios del sur de la Ciudad. En Lugano, Soldati y Villa Riachuelo (Comuna 8) alcanzó el 14,8% y en Liniers y Mataderos (Comuna 9) superó el 15%. En las zonas pobres de la Capital superó su propio promedio de 13,7%. ¿Cómo se explica ese fenómeno? En el larretismo lo interpretan como una elección anti-sistema cargada de escepticismo, más que como un voto ideológico. 

Como antídoto, el miércoles pasado Rodríguez Larreta recorrió Villa Lugano. El alcalde visitó una base de La Popular en Barrio Nágera, de Lugano. La Popular es el partido larretista que busca hacer pie en las villas y los barrios pobres de la Capital.

La ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, es una de sus impulsoras. Si bien el objetivo original de su fundación era pelearle la representación popular al peronismo, el plan post-PASO también es competir territorialmente con la fuerza libertaria de Milei.

En la Provincia de Buenos Aires, la estrategia larretista es abrazar al derrotado Facundo Manes. Esta semana Diego Santilli y el neurocientista compartirán una recorrida bonaerense. Si bien todavía no consensuaron en qué municipio se mostrarán juntos, lo más probable es que sea uno del interior bonaerense, donde la boleta de Manes arrasó.

El mapa del resultado de la interna es elocuente: Santilli se impuso entre los votantes urbanos del Gran Buenos Aires y Manes ganó en la zona agroganadera de La Provincia. Sobre 135 municipios, Juntos alcanzó la victoria sobre el FdT en 114. Y Santilli le sacó apenas 20 puntos de ventaja a Manes, en la primera aventura electoral del cirujano y autor bestseller. 

El larretismo pretende algo más para que los votos de Manes pasen en bloque a la lista compartida con Santilli: que la cara del médico radical aparezca en los afiches, en los spots y hasta en la boleta que estará disponible el domingo 14 de noviembre. 

“Lo importante es que reina la paz y el amor. Vamos a ir a fondo con esa campaña”, asegura un estratega de la campaña larretista. Se refiere con ironía a la contracara beligerante que impera en el oficialismo. 

JxC a su vez cuenta con dos antecedentes que pretende no repetir: el salto de las primarias a las legislativas de 2017 en La Pampa y San Luis. Hace cuatro años, con Macri en la presidencia, Cambiemos ganó las PASO y perdió las generales. Ahora, el frente se volvió a imponer en esas dos provincias. 

En San Luis, el PRO y el partido Demócrata apoyan la candidatura del actual senador nacional y exgobernador Claudio Poggi, quien le sacó casi 10 puntos de ventaja al aspirante de Alberto Rodríguez Saá. En La Pampa, la brecha fue la misma en favor de JxC: un 10 por ciento. En Chaco la diferencia fue similar: 8 puntos, entre el postulante cambiemita y el del Frente de Todos, Juan Manuel Pedrini, elegido por el gobernador Jorge Capitanich.

“En esas tres provincias, si nos dormimos nos la dan vuelta. Ahora los gobernadores se van a poner más las pilas”, afirma un armador nacional de Rodríguez Larreta.

AF/WC

Etiquetas
stats