Mesa de JxC: críticas sanitarias, aceptación de restricciones y ayuda económica y silencio sobre las PASO

A diferencia de la reunión del 6 de abril pasado, esta vez la mesa nacional de JxC se vio por zoom

Tras casi dos horas de reunión por zoom, en la que Mauricio Macri estuvo ausente, la coalición opositora difirió la discusión sobre qué hacer con las PASO. Sin sesión programada en los próximos días, los jefes de Juntos por el Cambio optaron por no apurarse en tomar partido. La propuesta del gobierno ya fue unificada y planteada: postergar las primarias del 8 de agosto al 12 de septiembre. Las legislativas generales, del 24 octubre al 14 de noviembre. 

Si bien la mayoría de los caciques cambiemitas se muestra dispuesta a mover el calendario electoral, con la excepción ahora silenciosa de Patricia Bullrich, a la vez entiende que falta convencer a la tropa de JxC en Diputados. En especial, a la que forma parte de la tribu más combativa e intransigente. La alianza de macristas, radicales y lilitos quiere alcanzar un acuerdo con el Frente de Todos, pero sin fisuras por abajo. 

Al no haber sesión programada esta semana, la negociación interna puede esperar. O al menos eso decidió hoy la mesa nacional de JxC, a lo largo de sus dos horas de teleconferencia. 

En la cita estuvo toda la primera plana opositora, con la excepción de Macri. El expresidente está recluido en su casa de Acassuso, después de haber sido contacto estrecho del diputado bonaerense Alex Campbell, dirigente de la agrupación de los macristas sin tierra, bautizada La Territorial. Por el PRO, se conectaron Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal (quien presentará su libro por streaming a las 18 de este miércoles), el diputado Cristian Ritondo, el senador Humberto Schiavoni; los lilitos Maxi Ferraro, Juan Manuel López y Maricel Etchecoin Moro; más los diputados radicales Alfredo Cornejo y Mario Negri, los radicales Martín Lousteau y Luis Naidenoff, más los gobernadores Gerardo Morales y el mendocino Luis Suárez. El correntino esta vez Gustavo Valdés faltó. 

“Lamentamos las enormes deficiencias de la campaña de vacunación, tanto en las expectativas generadas, como en la adquisición, administración, distribución y transparencia. La sociedad merece saber por qué no tenemos más vacunas, tanto variantes como cantidad. Lamentablemente el Gobierno le debe una explicación a todos los argentinos. No sabemos cuáles son los inconvenientes pasados ni los actuales”, aseguró JxC en su comunicado.

Además cuestionó la habilitación para que las provincias puedan negociar las vacunas directamente, sin la mediación de la Nación. El reproche se anticipa a las enormes dificultades que encuentra la Ciudad para comprar dosis contra el Covid-19 entre los laboratorios privados. Si bien la administración de Rodríguez Larreta planteó su voluntad de comprarlas, por ahora no registra avances en las tratativas por un bien escaso y por el que se tironea el mundo entero.  

“Resulta inaceptable que, después de haber concentrado la compra y distribución de respiradores, tests y vacunas, el gobierno nacional trata de desligarse de esa responsabilidad diciendo que las provincias podrían hacerlo”, se quejaron los jefes de JxC.

El único matiz que introdujeron fue bajar un cambio respecto al diagnóstico durísimo que habían hecho en la reunión presencial del 6 de abril pasado, la primera en tiempos pandémicos. En ese encuentro rechazaron agriamente las medidas restrictivas que el gobierno no tenía en agenda: en concreto, volver a una cuarentena hermética. 

Ahora, suavizaron ligeramente las críticas. “Creemos que ante este panorama, si debemos convivir con más restricciones, las mismas deberán estar rigurosamente planificadas y ser factibles de ser aplicadas. Tienen que tener un objetivo claro, con un principio y un fin, más prioridades bien definidas. Como hemos dichos varias veces, creemos que hay que priorizar y garantizar el derecho a aprender, a trabajar, así como también las libertades y garantías fundamentales. En ningún caso, ni aquellas ni estas pueden estar sujetas a presiones sectoriales corporativas o la peor de la política que antepone lo particular a lo colectivo”.

Se mostraron dispuestos a reflotar una política de asistencia, como la del IFE ya suspendida. “Es urgente que se resuelva la manera de dar las ayudas económicas que se precisen de resultar necesario implementar algún tipo de cierre por parte del gobierno nacional”, reclamó JxC.

AF

Etiquetas