Luis Juez: “Si necesitás una Gestapo para ir contra un corrupto, estamos en problemas”

Luis Juez, de campaña en su provincia

1

El senador Luis Juez se consagró como un ganador indiscutido de las legislativas. El triunfo en las PASO y las generales de Córdoba lo impulsó al interior de la familia cambiemita. Y a su vez lo dejó parado en la pole position para ir por la gobernación en el 2023. De origen peronista y discurso post-ideológico, Juez reparte críticas dentro de la alianza opositora. Castiga a Mauricio Macri por haber apoyado el juego online, y también a María Eugenia Vidal por la Gestapo-gate, el caso en el que un funcionario de su gobierno amenazó con montar una Gestapo para perseguir a sindicalistas corruptos. Sobre la posibilidad de aliarse con Milei, afirma: “Si nos interesan sus votos, los podemos buscar por la nuestra”.

La curva de contagios en Córdoba suele marcar el rumbo de lo que viene en el país. ¿Cómo ve la ola de Covid en su provincia?

La situación acá está explotada. Estuvimos haciendo punta, pero ya nos superaron Capital y Provincia en cuanto a casos diarios. Hay larguísimas colas en los testeos. La cepa ómicron explotó. Los hospitales están ya ocupados en un 60% de capacidad, nos queda resto pero son muchos los casos.

¿Qué espera de la convocatoria a sesiones extraordinarias?

Espero que el Gobierno actúe con seriedad en este brete, pero hace ya 48 meses que estamos esperando seriedad de un gobierno que no la demuestra en ninguna decisión que toma. Respecto de la deuda, por lo pronto se podría haber convocado a una mesa de decisiones, pero no parece que eso vaya a suceder. No escuché ni me notificaron de convocatoria alguna para los próximos días. Inclusive en cuanto al tema de Martín Guzmán que se presenta como de tanta urgencia, en definitiva, no pasa nada. Estamos esperando a que Máximo Kirchner y Sergio Massa pasen las vacaciones aparentemente. Me pregunto por qué no acordaron una reunión más ampliada con legisladores y no solo con autoridades de bloque de la oposición.

¿Fue un error que los gobernadores radicales y Horacio Rodríguez Larreta no fueran a la exposición de Guzmán sobre el curso de la negociación con el FMI? 

Tal vez, pero fue muy poco serio. Un gobierno que no pudo siquiera llevar a su vicepresidenta, mal puede quejarse de que no fueron gobernadores. Fue un papelón, una mera expresión de deseos. 

En Córdoba se aprobó por ley el juego online bajo el impulso de parte de Juntos por el Cambio. ¿Qué opinión tiene?

Yo estoy decididamente en contra. Me peleé con Macri, con Kirchner y con De la Sota por esto mismo. Fue una movida rara que genera un precedente muy delicado. Cinco legisladores de Juntos lo apoyaron, cuando Juan Schiaretti tiene dos tercios de la Legislatura. Innecesario. Se aprobó un 29 de diciembre, con una sola discusión de comisión y de cerrada participación. Fue muy oscuro y fraudulento.

Macri se manifestó a favor de la ley.

No me gusta que Macri la apoye, es habilitar una plataforma de juegos para que los chicos desarrollen la ludopatía. No se puede argumentar que se la apruebe porque de hecho existe. Si de hecho existe, el Estado no debería involucrarse sino combatirla. Solo el 6% de lo que se recauda en juega va a Desarrollo Social. Secar a los pobres para enriquecer al Estado sería deplorable como argumento. Pero en este caso, además, es falso, da malos resultados. Se ven colas y colas de pobres. A los slots va gente humilde. Esa plata financia campañas electorales. Es un golpe bajo y que los opositores se haya prestado es un descaro pocas veces visto. 

¿Qué opina sobre las críticas oficiales y de la marcha que se está organizando en contra de la Corte Suprema?

Una vergüenza. En cualquier país serio, a Juan Martín Mena se le iniciaría juicio político, conminándolo para que diera explicaciones. El sistema democrático no existe bajo estas condiciones. 

¿Por qué no se podría criticar a la Corte?

Vos podés decir “la Corte se equivoca en tal fallo”, desde ya es un debate jurídico que se admite, pero esto es otra cosa. Me parece una locura. Mena no se si se da cuenta de la magnitud del carácter destituyente implicado, y máxime que el Presidente lo justifique. ¡Es muy grave! 

-¿Qué mirada tiene sobre el funcionamiento de la justicia federal, en especial cuando refiere a funcionarios actuales o pasados?

No tengas dudas. Litigo, ejerzo mi profesión y hace falta una reforma. No me vas a encontrar justificando actitudes corporativas, pero esta medida es otra cosa. Se parece a un golpe de Estado. Los golpes de Estado no son solo contra el Ejecutivo. También consisten en voltear a una cabeza del Estado. No se me ocurre alentar una marcha para sacar a Alberto por inutilidad manifiesta, por ejemplo. Básicamente, quiero ganarle por vías legítimas. Hay otras vías si no te gusta una cabeza del Estado. Alentar una manifestación popular para pedir la cabeza de uno de los tres poderes del Estado es inaudito.

¿Qué piensa del Gestapo-gate protagonizado por parte del exgabinete de María Eugenia Vidal?

Eso habla de la poca calidad democrática de nuestra dirigencia. Si necesitás una Gestapo para ir contra un corrupto, estamos en problemas. Si damos por sentado que estamos frente a una justicia corrupta, estamos en problemas. Estamos en problemas porque no necesitás a los servicios de inteligencia para eso. Necesitás una justicia independiente. Cuando Cristina Fernández de Kirchner era presidente, me comí una operación de la SIDE, hecha por Francisco Larcher y Fernando Pocino. Quedó acreditado. Está mal igual aunque suceda en todos lados. Si necesitás servicios de inteligencia para una investigación contra la corrupción sindical, evidentemente, estamos complicados.

¿Qué le pareció la explicación que dio Vidal sobre el Gestapo-gate? 

No me van a encontrar justificando lo que está mal, no importa de qué sector provenga. No podés tener un ministro alentando a los peores manejos de la SIDE para ir contra de un corrupto. Merece más que una condena. Y no voy a avalar a otras posturas, las que hacen silencio. El Estado no puede usar esos mecanismos porque tiene poder para combatir la corrupción, no necesitás para lograrlo incursionar en una conducta delictual. No necesitás al Súper Agente 86 para ir contra un corrupto evidente. Algunos creen que los problemas los vamos a resolver con servicios de inteligencia. En el otro extremo, yo propuse eliminarlos. 

¿A qué se refiere con que merece más que una condena?

En este caso, ante todo se requiere una profunda investigación, no podemos hacernos los tontos. No es posible tener un ministro en tu gabinete que diga que se necesita una Gestapo, ¡No maestro!, necesitás jueces, fiscales y actuar con energía: acompañalos, poné la cara, pero no te avengas al accionar de esos “residuales”.

Gerardo Morales planteó que Juntos por el Cambio tiene que hacer una autocrítica por el préstamos que pidió al FMI ¿Coincide?

No ayuda lo que dijo, ni la forma, ni cómo se resuelve. No podés meter una patada al hormiguero para quedar bien con el oficialismo. Cambiemos es plural en su composición. Yo vengo del peronismo. Pero dentro de la pluralidad, tenemos que tener un decálogo de valores, pensemos como pensemos.

¿Cómo debería hacer JxC para acordar reglas de convivencia?

Tenemos que definir cuestiones, sino la sociedad no nos va a perdonar. El ordenamiento se resolverá con el tiempo. Pero sí tenemos que tener prolijidad. Centrarnos en las conductas que tenemos que condenar y animarnos a tomar decisiones. Tenemos valores. Quizás otros espacios no los tengan. Nosotros sí. La gente nos exige. No nos puede dar lo mismo. Más allá de ambiciones, de la diversidad de intereses, es lógico defenderlos, pero no podemos tener valores éticos distintos. 

Una parte de JxC avaló que los intendentes bonaerenses tengan una reelección más. ¿Cómo lo ve?

Es otro ejemplo: la perpetuidad en el poder. ¿Nos vamos a hacer los tontos con los intendentes nuestros? En Córdoba se va a discutir lo mismo. ¿Qué hago yo entonces? ¿Me callo la boca? No, salgo a condenar. No podemos callar, la gente no nos votó para eso. La corrupción no tiene ideología. No tenés autoridad después para criticar al kirchnerismo. No me habilita que me hayan hecho una operación los de la SIDE para ahora ir por la revancha. Si no les gusta a los que me leen, lo lamento. Tenemos que tener valores.

Se habla de la división de halcones y palomas en JxC. ¿Percibe esa rivalidad interna?

No sé. Acá cuando se discutió lo del juego online, los halcones y las palomas votaron juntos. Para algunas cosas van juntos. Falta un decálogo de comportamiento ético. No necesito un árbitro comprado. Durante esos 20 días tuve muchos cuestionamientos por plantear estas cosas. 

¿La crítica ética que hace incluye a Vidal?

No se. Pero necesitamos mantener conductas que podamos explicar a nuestro electorado. No doy nombres. No nos votan por ser un conglomerado ideológico. Nos votan por nuestros valores. Aun cuando eso nos haga pelear con amigos. No podés estar siempre especulando, no somos así.

Reivindica la creencia en ciertos valores, pero la ideología de un espacio político también importa. ¿O no? 

¿De qué hablamos cuando hablamos de ideología?. No me queda claro.

Puede ser el debate entre tener un enfoque más liberal o que promueva la presencia del Estado.

El Estado está en todos lados para ser corrupto. Si es así, mejor que no se meta. El verso del tema ideológico hace que el Estado se meta para nombrar amigos. No me van a correr por izquierda, a la izquierda mía está el guardarraíl. El debate es ético. Yo me enfrenté a corporaciones económicas. Que la gente pida agua potable no es de izquierda o de derecha. No es una cuestión de debate ideológico. No es que no me anime a dar debates, pero muchos debates ideológicos esconden actitudes miserables. La Cámpora habla de la izquierda, ¡por Dios!, bajan de la Sierra Maestra y no pueden explicar cómo viven. No me banco esos debates. Con gente que está cagada de hambre no podemos debatir eso. Acá subió la pobreza y lo escuchás a Schiaretti como comandante cubano, muchas veces el debate ideológico esconde miserias. Hace 30 años que no se debate en serio, todo lo que debiera debatirse. 

¿Le gustaría que JxC sumara a figuras como la de Javier Milei? 

No creo que tengamos que andar con la ambulancia juntando aliados. La gente no nos dio un álbum para llenar con figuritas difíciles. Lo importante es ser distinto al resto, en cómo construimos y anudamos. No es pasar con un camión juntando. En el 2023 la sociedad va a elegir el modelo político y ético que queremos. De qué forma quiere avanzar. La persistencia en valores te permite presentarte representándolos. 

¿Eso significa que no sería positivo sumar a Milei? 

No sé, no podemos tomar atajos. Si Milei expresa un repudio a la casta política, tenemos que buscar no ser parte de esa casta. Porque cuando él habla de esa “casta”, yo no estoy ahí, no soy un bandido. Si nos interesan los votos de Milei, nosotros los podemos buscar por la nuestra. No hace falta recurrir a él. 

AF

Etiquetas
stats